Share on FacebookTweet about this on Twitter

Katakrak, Bioluz y GoiEner, son ejemplos de cooperación diferentes ámbitos: ciudadanos, empresariales y  de consumo. Su experiencia se dio a conocer en el marco del proyecto ETESS.

Katakrak es tanto una cooperativa como un proyecto colectivo que se ha convertido en un auténtico “pulmón” en el panorama social y cultural de Pamplona. “Un espacio para el común” lleno de libros, soberanía alimentaria, debates y pensamiento, que ha cumplido ya cuatro años y que fue presentado en la pasada Fiesta Transfronteriza de la Economía Social y Solidaria celebrada en Hendaya como ejemplo de cooperación.

Para explicar este proyecto, que nació con el acompañamiento de ANEL como cooperativa de iniciativa social, tomaron la palabra June San Millán y Xabier Maeztu. Como explicó San Millán la cooperativa está formada por 11 personas trabajadoras, pero además participan 7 personas del colectivo, así como voluntarios y una plantilla laboral, dentro de una funcionamiento que busca “una forma horizontal”.

Además, existe “mucha colaboración con otros colectivos” tanto a nivel local como de otras partes del estado. Para June San Millán se trata de unir “lo social y lo político con la conexión de las personas de la ciudad”.

Un reto que también se refleja en el día a día ya que Katrakrak dispone de una cafetería-cantina abierta al público donde se trabaja en cooperación con otras cooperativas para poder ofrecer productos ecológicos y de cercanía.

Katakrak es también una librería de referencia para quienes se interesan en cuestiones sociales, historia, política, filosofía, geografía, culturas y literatura. Un amor a los libros que como explicó Xabier Maeztu les ha llevado a poner en marcha una editorial que es también fruto “de la cooperación entre personas”.

Otro de sus elementos diferenciales es que tiene integrado un amplio espacio para actividades, colectivos y encuentros. Una de las decisiones más complejas en sus inicios fue el decidirse a asumir la gran inversión que suponía adquirir un local propio en el centro de Pamplona, algo que percibieron como una necesidad de independencia.

Como recordó Xabier Maeztu, Katakrak es una cooperativa de iniciativa social, por lo que no existe el reparto de beneficios entre los socios “si no que todo se dedica al proyecto”.

Bioluz

Marie Pierre Duhart-Etchenausia gerente de la cooperativa Bioluz explicó la evolución de esta empresas del sector de la farmacia hasta convertirse en una cooperativa. Ante el cierre de la misma, vieron que, sin embargo, “había trabajo” y que los propios trabajadores podían asumirlo.

En 2013, 35 de sus asalariados se hicieron cargo de este laboratorio con sede en San Juan de luz que estaba en suspensión de pagos. Hoy en día se encuentran en condiciones de contratar.

De esta forma se convirtieron en una SCOP (cooperativa) que compite como “una empresa clásica” pero con la seguridad de que “no vamos a deslocalizar”. De ahí que destaquen especialmente la importancia de la cooperación en el seno de su organización que les ha permitido mantener la actividad local y el empleo en la zona.

Una experiencia, de la que a pesar de la complejidad de su sector, no se arrepienten, ya que les ha permitido que “cada uno pueda tomar el destino en sus manos”.

Goiener

GoiEner es un proyecto cooperativo de generación y consumo de energía renovable con el que se quiere recuperar la soberanía energética. Como explicó Santiago Ochoa de Eribe, su director,  “GoiEner quiere recuperar la soberanía energética para la ciudadanía”, de esta forma entra en las partes del sector eléctrico liberalizadas actualmente, como es comercialización (compra de energía) y la generación energía renovable.

En la actualidad cuenta con 20 trabajadores y casi 8000 socios socios-consumidores.

Siendo una cooperativa sin ánimo de lucro, todos los beneficios que se consiguen mediante la comercialización de la electricidad verde entre sus personas socias, revierten de nuevo en la cooperativa, y las propias socias deciden en asamblea a que destinar esos beneficios.

A su vez las personas socias podrán invertir en proyectos de generación renovable cuya producción consumirá la propia cooperativa.

“Ahora hemos crecido mucho por lo que tenemos que gestionar la cooperación”, explica Santiago Ochoa de Eribe. Se trata de un proceso de “escucha, confianza, transparencia, democracia interna, reconocimiento formación y herramientas”.

Por lo que, a la hora de tomar las decisiones de la cooperativa, buscan a las personas que tienen una mayor implicación y conocimientos, ya sea trabajadora, socia o voluntaria. “Si tiene compromiso tiene voz y voto”.

Interreg POCTEFA

ETESS es un proyecto INTERREG POCTEFA que cuenta con la participación de la Unión Europea y está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER.

INTERREG V A España-Francia-Andorra (POCTEFA) 2014-2020 es un programa que potencia el desarrollo sostenible del territorio fronterizo de España, Francia y Andorra a través de la cooperación transfronteriza.

Ayuda a disminuir las diferencias de desarrollo del territorio y a unir fuerzas para lograr un desarrollo sostenible de la región y la cohesión de las regiones que lo forman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies. más información/ plus information

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Les paramètres des cookies sur ce site sont mis à « autoriser les cookies » et donc vous offrir la meilleure expérience de navigation possible. Si vous continuez sans changer vos paramètres à l'aide des cookies ou en cliquant sur « OK » vous donnez votre consentement à ce site.

Cerrar